LA PIEL, EL ÓRGANO MÁS EXTENSO DEL CUERPO HUMANO

La piel no es sólo una capa protectora. Es un sistema que regula la temperatura corporal, percibe los estímulos de dolor y placer, no permite que determinadas sustancias entren en el organismo y representa una barrera protectora frente a los efectos perjudiciales del sol. Cualquier alteración en el funcionamiento o en la apariencia de la piel puede tener consecuencias importantes para la salud física y mental.

TIÑA DEL CUERO CABELLUDO

Tinea capitis es debido a hongos que afectan al pelo y a la queratina del cuero cabelludo. Las infecciones fúngicas del cuero cabelludo que causan en los caballeros fluorescencia visible bajo irradiación ultravioleta, 330-360 nm. Afectan casi siempre a niños. La tiña del cuero cabelludo no fluorescente afecta tantos a niños como a adultos. Los hongos que producen fluorescencia son Microporum audouinii y K. canis, el último proveniente de animales, generalmente gatos. El organismo más frecuente que causa tiña en el cuero cabelludo es M. audouoinii. La enfermedad es contagiosa y en varias escuelas se producen a menudo pequeñas epidemias.                
                        
Características clínicas. Esta enfermedad generalmente se presenta como pequeñas placas ovales o discoidales en cualquier parte del cuero cabelludo. La característica predominante es la caída del pelo. Si la lesión es cuidadosamente examinada, puede verse que los pelos están rotos cerca de la superficie de la piel y hay una caída del pelo incompleta o no uniforme. La piel está usualmente descamada y casi siempre se afecta la queratina del pelo. Estas dos características son importantes signos para distinguir esta enfermedad de la alopecia areata.

La afección del cuero cabelludo por hongos puede ocurrir como una lesión solitaria o múltiples lesiones afectando a veces casi a la totalidad del cuero cabelludo. Adición aumente, a las lesiones del cuero cabelludo, a veces hay placas discoides en el cuello, justo encima de la línea de implantación del pelo.

Como la infección por el hongo suele ser persistente, pueden aparecer signos de inflamación. Además de la piel descamada, pueden aparecer eritema y pústulas. Si hay progresión de la inflamación, entonces toda el área muestra signos de un proceso inflamatorio agudo con hinchazón, enrojecimiento de los tejidos, formación de pústulas y, ocasionalmente, ulceraciones superficiales. Este tipo de lesión se conoce con el nombre de kerión. Se piensa que es debido al desarrollo en los tejidos de una respuesta inmune inflamatoria a los hongos y, por ello, finalmente autocicatriza. A pesar de la apariencia alarmante, tan sólo eventualmente necesita tratamiento específico, y generalmente no origina cicatrices ni pérdida del pelo permanente. La tinea capitis debida a hongos contraídos de animales tiende a producir una respuesta inflamatoria más frecuentemente que la producida por K. audouinii.

 

Tiña de las uñas

Pueden afectarse tanto las uñas de los dedos de los pies como de las de los dedos de las manos, aunque las primeras suelen ser las que más comúnmente se afectan.