LA PIEL, EL ÓRGANO MÁS EXTENSO DEL CUERPO HUMANO

La piel no es sólo una capa protectora. Es un sistema que regula la temperatura corporal, percibe los estímulos de dolor y placer, no permite que determinadas sustancias entren en el organismo y representa una barrera protectora frente a los efectos perjudiciales del sol. Cualquier alteración en el funcionamiento o en la apariencia de la piel puede tener consecuencias importantes para la salud física y mental.

PSORIASIS

La psoriasis es una alteración frecuente de la piel que afecta al 2% de la población blanca en algún momento de su vida.
La causa exacta de la psoriasis es desconocida. Una tercera parte de los pacientes que la padecen tiene una historia de psoriasis en parientes de sangre. Se piensa que existe un defecto específico heredado en la piel que conduce al desarrollo de la psoriasis bajo ciertas circunstancias.

La psoriasis se caracteriza por una proliferación de los queratinocitos epidérmicos y un fallo de la maduración de estas células en la formación de la queratina normal. Existen evidencias firmes de que esta proliferación de los queratinocitos está mediada por los linfocitos T activados. El antígeno que podría desencadenar esta respuesta de los linfocitos podría ser una bacteria o un virus y eventualmente, un autoantígeno.
Se han acumulado trabajos experimentales y también observaciones clínicas que indican que los antígenos estreptocócicos pueden iniciar la psoriasis, al menos en una proporción de individuos. Posteriormente, autoantígenos podrían mantener el proceso psoriásico debido a una posible reacción cruzada entre los antígenos bacterianos y los autoantígenos. El defecto hereditario podría afectar a la presentación de antígenos, linfocitos T o respuesta de los queratinocitos a las citoquinas. (leer más)

 

Psoriasis guttata

Es importante recordar que, en la mayoría de los pacientes la psoriasis guttata es una alteración autolimitada.